iudad Juárez, Chih. Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, arrancó su tercera campaña presidencial con el compromiso de acabar con la corrupción y la impunidad, y prometió que “México ni su pueblo van a ser piñata de ningún gobierno extranjero”.

Pronto, muy pronto, dijo, “ninguna amenaza, ningún muro, ninguna actitud prepotente de ningún gobierno extranjero podrá impedir que podamos ser mejores y felices en nuestra patria”, porque buscará convertir a México en una potencia.

Su discurso proselitista lo inició ante una plaza abarrotada, al pie del monumento a Benito Juárez, resaltando que su decisión de iniciar aquí la campaña es porque Ciudad Juárez, antes Paso del Norte, ha sido testigo de hechos históricos y trascendentales, pero también resaltó que aquí empezó “el horror de los feminicidios”.

Aseguró que de ganar la Presidencia de la República el 1 de julio, el gobierno dejará de ser un comité al servicio de una minoría rapaz e insistió que corrupción, encubrimiento e impunidad son el “principal aglutinante de los grupos que se han sucedido en el ejercicio del gobierno, sean del PRI o sean del PAN. Es lo que yo llamo la mafia del poder”.

Llegar al gobierno, adelantó, no significará la obtención de un privilegio o la oportunidad de hacer negocios al amparo del poder; “el gobierno dejará de ser una fábrica de nuevos ricos y cambiará por completo la imagen que el mundo tiene de nuestro país”, indicó.

López Obrador dijo que “dará la mano a todos los damnificados de los sismos” y habrá desarrollo de sur a norte con la puesta en práctica de proyectos para retener a la población en sus pueblos. En este punto reiteró que suspendería la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en el Lago de Texcoco, para hacer dos pistas en la Base Aérea de Santa Lucía, en el estado de México.

“Ahorraremos más de 200 mil millones de pesos. Este proceso se llevará a cabo con estricto apego a la ley, buscando siempre el acuerdo con las compañías a las cuales se les han adjudicado contratos, garantizando el pago a los bonos que se han emitido y protegiendo las inversiones de las afores. Es decir, se actuará con legalidad, se dará certidumbre y no se va a permitir la corrupción”, sostuvo.

En cuanto a la frontera, se comprometió a fomentar el desarrollo. Se creará una zona libre o franca para promover el desarrollo productivo y tecnológico, así como la creación de empleos. “La frontera (de México con Estados Unidos) será la última cortina para retener a los mexicanos y que no se vean en la necesidad de pasar al otro lado”. De las propuestas que más aplausos provocaron está reducir impuestos y aumentar salarios.

López Obrador también sostuvo que no descartará la posibilidad de convencer a Donald Trump de “su equivocada política de seguridad y en particular de su despectiva actitud contra los mexicanos. Vamos a ser muy respetuosos del gobierno de Estados Unidos, pero vamos a exigir también respeto a los mexicanos”.

Aseguró estar dispuesto, en aras de una buena relación, “de amistad”, con el gobierno del país vecino a poner sobre la mesa, en su momento, “nuestro programa de desarrollo para impulsar el crecimiento, crear empleos y garantizar el bienestar, y así enfrentar de manera conjunta las causas que originan la migración, la inseguridad y la violencia.

“Reiteramos, no es con muros ni con el uso de la fuerza como se resuelven los problemas sociales y los asuntos de seguridad. Esos problemas se resuelven con desarrollo y bienestar. La paz y la tranquilidad son frutos de la justicia”, añadió.

El nuevo gobierno democrático, señaló el candidato presidencial de Morena, Encuentro Social y Partido del Trabajo, “mantendrá siempre una actitud respetuosa hacia el gobierno de Estados Unidos. Haremos valer nuestra autoridad soberana. Defenderemos el derecho de nuestros connacionales a ganarse la vida en cualquier lugar del mundo con su trabajo honrado”, subrayó.

Desde esta ciudad fronteriza, insistió que buscaría mantener una relación bilateral con el país vecino fincada en el desarrollo y el respeto mutuo. “Protegeremos a los migrantes, pero al mismo adoptaremos una política en nuestro país generadora de empleos, que garantice a los mexicanos trabajo, salarios justos y bienestar en sus lugares origen”.

Aseguró no estar en contra del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, consideró que sería conveniente que la firma de los nuevos acuerdos se realizara luego de las elecciones presidenciales para que haya equidad y se busquen consensos. “No afectar a sectores productivos de México e incluir en esos acuerdos asuntos importantes, como la definición de salarios y el tema migratorio”.

López Obrador afirmó estar optimista. “Sé que la crisis nacional está por terminar y que nada podrá opacar de manera perdurable el nombre de México e impedir que triunfe la causa de la justicia. Nuestra nación que tanto ha sufrido seguirá adelante. Como ha pasado en otros tiempos de adversidades”.

A las 17:30 horas encabezará su segundo mitin de campaña en el municipio de Ciudad Cuauhtémoc, ubicado a la entrada de la Sierra Tarahumara.

Inicio de campaña en Ciudad Juárez

Iniciamos campaña en Ciudad Juárez, sinónimo de patria, a tres meses de las históricas elecciones presidenciales.

Posted by Andrés Manuel López Obrador on Sunday, April 1, 2018

Por c0rc3ll

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *