“El asunto Padrés” y las perversidades chilangas… y, las razones de la gobernadora

1

Días antes de entregarse a la justicia federal, Guillermo Padrés Elías desayunó con Ricardo Anaya, mesa a la que se incorporó Damián Zepeda.

Fue un encuentro en medio de la angustia. En el entorno emocional del panismo, las fuertes y acumuladas acusaciones contra el ex gobernador sonorense.

Pero la PGR con apoyo de la Marina fue implacable aprovechando que Padrés terminaba una entrevista de radio con Ciro Gómez Leyva en la Ciudad de México, y en la cual ya se autodefinía como “perseguido político”.

En Sonora, la gobernadora Claudia Pavlovich, autora de facto de las denuncias que por asalto a las finanzas estatales habría cometido Padrés y su cofradía en su mandato por seis años en el estado, mostraba su enfado e impotencia: Había llegado al gobierno y las arcas estaban vacías… no había ni plumas.

Los primeros meses de Claudia no fueron de austeridad. Fueron de auténtica miseria. Simplemente se llevaron todo.

La PGR luego tipificaría los delitos y sometería a juicio al ex gobernador.

De aquel momento a la fecha, ahora no solamente se habla – con desparpajo y seguridad – sobre la posible libertad para Guillermo Padrés, sino que ni siquiera, el gobierno estatal, ha recuperado el dinero que tranquilamente se esfumó.

A nivel federal se habló de la localización de cuentas en el extranjero. De ocho millones de dólares “triangulados” entre instituciones financieras… búsqueda que nadie sabe, nadie supo.

Y en su variada conceptualización de delitos, la PGR llegó a sumar varios miles de millones de pesos más. ¿Y qué pasó? , ¿Lograron recuperar algo?

¿ES DECISIÓN POLÍTICA LA POSIBLE LIBERTAD?

En nuestro estado la gobernadora Claudia Pavlovich insistió en solicitar nuevos recursos. ¡Más deuda!, la llama escandalizado y sin rubor el diputado local Moisés Gómez Reina, tristemente célebre secretario de Economía en aquel sexenio.

Sin dinero y un gobierno desfalcado, los problemas empeoraban por el reclamo de empresarios proveedores a quienes el gobierno de Padrés les quedó debiendo el suficiente dinero como para que ellos también se fueran a la quiebra.

De aquel desayuno con Anaya… a la contratación del despacho de Lozano y “el jefe” Diego, vendrían las respuestas políticas.

¿Es jurídica o es política la decisión de próxima libertad de Guillermo Padrés?

La pregunta no es ociosa. No solamente porque él llegó a considerarse “perseguido político” en los momentos previos a su detención, e incluso ya cuando estaba en la cárcel.

El asunto es, la gravedad de los delitos que le imputó la PGR, al parecer perdieron la calidad de “graves”… y la flamante institución en la cual los sonorenses confiaron que procuraría justicia, ¡Ni siquiera motivó recurso de revisión ante la decisión del juez de colocar al ex mandatario casi en la puerta de salida del penal!

¿Por qué una gobernadora, que vio “con sus propios ojos” el tamaño del robo, ni siquiera fue enterada de la cruzada de brazos que decidió la PGR, a la que, de repente, le quitaron su fiera facultad de perseguidora del delito, por lo menos en este asunto?

TIEMPOS ELECTORALES… ¿QUÉ MÁS HAY QUE ESPERAR?

Las dificultades de posicionamiento del candidato del PRI a la Presidencia de la República, aún desconocido, son bajas.

“Salva” a la administración federal (más política que administrativa) la experiencia de la alternancia. Así, al PRI le convendría — ¡con mucho! – que ganara el Frente PAN-PRD, antes que Andrés Manuel López Obrador pudiera ganar la Presidencia.

Y en el círculo perverso del pago de favores y lealtades a medias, quizá el “asunto Padrés” logre meter fuerza al panismo sonorense.

¿Cómo?… ya ven, era inocente de tooooodo lo que lo acusaban… incluso algún mensaje de aliento del eventual ex carcelado, quizá le acarrearía votos al Frente en Sonora… y de paso cobrar otras “afrentas”.

Mientras, ¡chíngate Sonora!… que a ti nadie te robó nada… y que si te faltó y te sigue faltando dinero, pues ya veremos cómo le hace la PGR para inventar nuevas historias.

Y sí, mi querido Ricardo Anaya… amor con amor se paga.

¿Acaso me estoy viendo muy perverso?… ¡Por favor!, ¿Más que las perversidades de la política que vuelve ángeles a los infames y respetables a los corruptos?

Incluyendo, por supuesto, al nuevo tlatoani reencarnado en AMLO, según la apreciación del poeta Javier Sicilia.

En fin, la tragedia vuelve enlutar a Sonora cuando aún no sale de sus novenarios… cuando los chilangos acaban de recetarnos una nueva bofetada… ¡Y si acaso se perdió alguna vez mucho dinero, pues búsquenle y rásquense con sus propias uñas!

Y todavía hay quién se pregunta de las razones por las cuales Claudia se dijo molesta… no lo sé, yo no andaba cerca cuando la entrevistaron, pero, para mí que estaba entre desilusionada y encabronada… ¡Y con cuánta razón, si ella lleva el costal de las responsabilidades del estado!

Hasta pronto

Compartir

1 Comentario

  1. No solo Claudia se encabrona, (con justa razón), tambien el 90% de los sonorenses.
    Los bien nacidos, no los sonorenes “mal nacidos”, dijo el quetecon.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here