En esta elección se juega el 2021… y, las lealtades a Claudia Pavlovich…

0

Se comprende que Ricardo Bours Castelo esté nervioso. De quedarse con el municipio de Cajeme, estará en condiciones de disputar, con seriedad, la candidatura del PRI a gobernador.

¡Vaya!, y si no ceden en el PRI, pudiera convertirse en el primer candidato a gobernador independiente de Sonora.

Pero, lo primero es Cajeme. Es necesario el poder en el sur. Y no por nada, está atento a cualquier ruido… de hecho, ahorita cualquier cosa le causa ruido.

Su candidato a la alcaldía, el siempre fiel Abel Murrieta, encarna las ambiciones — ¿O mejor, aspiraciones? – de don Ricardo.

Es ocioso columbrar el futuro en caso de que Abel no gane la candidatura… se le van de las manos sus legítimas aspiraciones.

En lo inmediato, sería la ruina política, que lo obligaría (como de hecho, ya amenazó) a brindarle todo el respaldo a la candidatura de su hermano, Rodrigo, a la misma posición.

Sin embargo, ya lo haría en plan de rebeldía, ante un PRI que en Sonora está fuerte gracias a las acciones (políticas y económicas) de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano.

La rebeldía implicaría otro tipo de negociaciones pero, de entrada, lo dejarían fuera de la jugada de la política oficial.

Estaríamos hablando de la segunda posición sacrificada, después de la del guaymense, Antonio Astiazarán, desde que José Antonio Meade se mantiene como tercero en las preferencias nacionales; es decir, la presión política que deviene del poder económico de la familia Bours, también se ve acotada en la circunstancia actual.

“EL BORREGO”, TAMPOCO SE DISTINGUE

Por si faltara, de aquella alianza política que en su momento fraguarán Ricardo y el senador Ernesto “El Borrego” Gándara, ya no queda nada… desapareció desde el momento en el que don Ricardo anunciara que él buscaría convertirse en gobernador en el 2021.

Y como el senador Gándara aún mantenía esperanzas, tales palabras fueron suficientes para entender que la alianza había llegado a su fin, y nada había qué hacer.

Ernesto se la vive en la Ciudad de México. Sigue siendo funcionario del PRI nacional, aunque casi no se note. Y no ha logrado meterse a una posición de apoyo a Meade que le permita atraer reflectores nacionales… aunque, por estos días, quién sabe si esto sea más bueno que malo.

Las cosas, sin embargo, pueden cambiar (por lo menos, es la esperanza de los priístas del país), y todavía se muevan cartas para Sonora.

Por ejemplo, se sospecha que la suerte electoral de Antonio Astiazarán no está muerta (y tampoco andaba de parranda), y que a esto se deben las indecisiones de las precandidaturas en el Distrito 04, el federal.

Y las sospechas colocan, incluso, a otro ex alcalde en la jugada: A Carlos Ernesto Zatarain González, de quien, de últimas fechas no se ha dicho absolutamente nada.

Y quién puede, pues, negar que el día de mañana haya reconciliación de intereses entre Ricardo Bours y Ernesto Gándara… sus patologías (en lo político) coinciden.

SACRIFICADOS… PERO EN LA JUGADA

Son muchas las presiones, y en esta elección el juego se llama: “Rumbo al 2021”… por eso, en el camino se han quedado varios…

… como Jesús Rosario Rodríguez Quiñones, quien debe dar gracias de que aún se mantenga en la Delegación de la SEDESOL.

Al afamado “Chayo” lo bajaron hace algunas semanas de la precandidatura al Distrito 06… enclavado en Navojoa, cuando las presiones sureñas reclamaron tanto favoritismo.

Jesús Rosario, confiado, ya había anunciado a su equipo de trabajo en la SEDESOL, que él iba para diputado federal. Buena persona “El Chayo”, ahora está prendido de alfileres en la posición de delegado, de la cual lo quieren dejar caer personas poderosas dentro del beltronismo.

Personaje leal este Jesús Rosario. Sería injusto que después de que le sacaron el aire para la diputación federal, ahora lo retiren de la Delegación Federal… pero, ¿cuándo la política ha sido justa mequetrefe de columnista?

Bueno… alguien quiere quitarle la chuleta federal a don “Chayo”… que lo logre, quién sabe.

“EL PANO”… LEALTAD, POR ENCIMA DE TODO

En el gremio del periodismo, todos veíamos a Epifanio Salido Pavlovich, ¡mínimo!, candidato a senador de la República.

Se la ganó Manuel Ignacio Acosta, “El Maloro”… y el, hasta hoy, excelente coordinador de los diputados locales del PRI, se quedó sin la presea electoral mayor… ¿Qué paso?… nadie sabe, nadie supo.

Alejado de esa posibilidad electoral, se pensó que con la enorme madurez adquirida, “El Pano” bien podría ir por la Presidencia Municipal de Hermosillo… o, por la titularidad de la Secretaría de Educación y Cultura (SEC)

Hasta hoy, ninguna de las dos… y mientras Ernesto de Lucas “El Pato”, ya se siente casi alcalde de esta ex naranjera ciudad capital, y Víctor Guerrero formaliza sus actividades como secretario de Educación… Epifanio Salido luce su lealtad a la gobernadora Claudia Pavlovich, aparentemente sin nada en su futuro.

No se puede quejar de las lealtades la gobernadora… le ha ido bien… no se puede quejar.

Hasta pronto

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here