“La marca equivocada”… y, la gobernadora le apostará a la legalidad… ¡Ojo!

0

Gustavo Adolfo de Hoyos, presidente de la Coparmex, lo dijo así: En el actual proceso electoral algunos buenos candidatos van a perder “por tener la marca equivocada”.

El empresario se refería al candidato priísta, José Antonio Meade a quien, muy posiblemente, considera “buen candidato”, por la actitud convenenciera de la cúpula empresarial que ha visto aumentada su riqueza con los arreglos con el gobierno neo liberal emanados del PRI y del PAN.

Sin embargo, es una frase que acepta – de antemano – la derrota de Meade… y el triunfo previsto de Andrés Manuel López Obrador. Aceptando, también, que los alegres negocios con el gobierno serán acotados.

Por supuesto, hablamos de las elecciones para presidente de la República. En los estados, el asunto electoral tendrá sus matices, influyendo el perfil político del gobernante en turno… y, sobre todo, el trabajo realizado.

“TOÑO” PINTÓ SU RAYA…

Cada vez estoy más convencido que cuando el guaymense Antonio Astiazarán “pintó su raya” y renunció a su militancia priísta, lo hizo previendo los acontecimientos políticos que hoy estamos viendo.

Claro, hubo oportunistas irredentos como Carlos Zatarain González, que comentaron que “Toño” era un traidor… y todo porque “El bebo” ha preferido tragar sapos que asumir alguna actitud digna… pero bueno, es muy su negocio… ¡Claro, su negocio!

Por el contrario, “Toño” vio la inconformidad social, pero no solo eso, manifestó su confianza en sus capacidades políticas, en el trabajo previamente realizado… y en la diferenciación del voto que ha caracterizado a los sonorenses.

Es decir, en esta tierra una gran cantidad de municipios han movido sus preferencias electorales tomando en cuenta el comportamiento de sus autoridades.

Así le negaron el voto al priísta Alfonso Elías Serrano, por el sexenio del ego súper inflamado de Eduardo Bours Castelo… y la tragedia de la guardería ABC acaso vino a derramar el vaso…

Luego, en el sexenio de Guillermo Padrés Elías, “la marca de la casa” nunca pudo quitarse… y la imagen de la corrupción fue suficiente para acabar con aquellos panistas que, en su momento, se enorgullecían de sus capacidades electorales… ¡Todo se fue al diablo!

Todo este antecedente debió considerarlo Antonio, quien de entrada lanzó su frase: “Sonora no tiene dueño”… le faltó decir: “México tampoco”.

Casi a media campaña, tener una avanzada de simpatías en la zona centro del estado, no es cualquier cosa… y en este momento, el guaymense candidato a senador por la fórmula “Por México al frente”, está en buenas condiciones políticas…

Sonora, lo sabemos, no es de Morena… y en sus antecedentes está la vieja fórmula de un panismo que le dio glorias en aquellas jornadas de Adalberto Rosas… y que ya han saboreado los triunfos.

A ese perfil partidista, el sonorense se ha visto influenciado por un priísmo de trabajo, como el que encabeza Claudia Pavlovich… priísmo que resiente el ambiente en contra del huracán AMLO… y el encendido sentimiento en contra del presidente y de los ex gobernadores corruptos.

El “Toño”, pues, tiene grandes posibilidades de ganar… esa combinación del perfil político de los sonorenses, más el trabajo que ha realizado, y una campaña que luce incansable, lo pueden llevar a ganar… no hay duda.

LA GOBERNADORA LE APOSTARÁ A LA LEGALIDAD

Sería milagroso que ante la avalancha nacional de Morena, en Sonora el PRI resultara victorioso… y más que eso, con “carro completo”.

Por supuesto que lo anterior suena extraño, y como que andamos fuera de la realidad si acaso tenemos el atrevimiento de aceptar lo anterior… ¡Por favor, más seriedad!

No hay duda: La gobernadora ha hecho – y lo sigue haciendo – un buen trabajo en el estado… enfrascada en jornadas de promoción de inversión privada y de obra pública estratégica que ha logrado abatir el desempleo en gran escala.

Pero la gobernadora es seria, profesional… y de su inteligencia política ha dado sobradas muestras… incluso muchos de sus actuales aplaudidores, en su momento no le apostaban un centavo a sus posibilidades de convertirse en candidata y luego gobernadora.

Pues bien, esa misma inteligencia me lleva a pensar que la próxima elección en Sonora, la del primer de julio, se llevará a cabo en absoluta calma… y será eso: Una fiesta cívica, en la que difícilmente habrá cabida para bandidos electorales.

¡Ni lo piensen!… la gobernadora habrá de cuidar su prestigio… sabe que el país está políticamente dividido… y ella optará por la legalidad… ¡no lo duden!

Y es que, en esta elección no solamente se juegan los puestos del 1 de julio… no, aquí se juega el futuro de la política del país… sin ataduras, sin el lastre del autoritarismo que aplastó por años la iniciativa personal y colectiva…

Eso es lo que realmente está en juego…

Hasta pronto

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here