La última victoria del Che

0
Javier Aranda Luna
Dos de las debilidades del Che Guevara fueron el tabaco y la lectura. En él, nos dice el escritor Ricardo Piglia, la lectura persiste como un resto del pasado en medio de la experiencia de acción pura, de desposesión y violencia en la guerrilla, en el Monte.

En la mochila de campaña del Chese encontraban además de pertrechos militares un cuaderno verde donde escribió a mano Los heraldos negrosde Vallejo, Farewell y La canción desesperada de Neruda y Cristo de León Felipe.

Llevaba consigo su pequeña antología personal con versos que seguramente sabía de memoria pero que fijados con su puño y letra adquirían otro significado. Quería que las voces de esos poetas, de esos poemas lo acompañaran en sus más peligrosas faenas militares, en la improbable victoria o en el momento fatal de su muerte. Fue un lector hasta sus últimas consecuencias.

Este año se cumplen 50 de la muerte del Che Guevara, del guerrillero lector a quien Julio Cortázar dedicó un poema, donde lo llamó hermano, el hermano que nunca vio, que iba por los montes mientras él, Cortázar, dormía. No nos vimos nunca, dijo el escritor, pero no importaba. Lo quiso a su modo.

Otros poetas también escribieron sobre el Che Guevara: Pablo Neruda, Mario Benedetti, Nicolas Guillén. A Paco Ignacio Taibo II debemos quizá su mejor biografía y varias películas se han hecho sobre el guerrillero más conocido. La más reciente fue Diarios de motocicleta, protagonizada por Gael García Bernal.

El Che: una odisea africana,exposición que se exhibe en el Museo de San Ildefonso, nos acerca a uno de lo periodos menos conocidos de este personaje como fue su participación como guerrillero en el Congo y también nos adentra a ese continente no tan bien mirado como sus campañas guerrilleras pero no menos significativo en su vida: el territorio de la lectura, donde la palabra cuenta y forma parte del mundo y permite que el universo quepa en una palabra.

Aunque sabía que el Che, era un lector reconocido nunca imaginé que se hubiera hecho su antología personal de poemas y mucho menos que a los guerrilleros de todas partes les pidiera libros.

En África llegó a tener más de 300 volúmenes que enterró al huir del Congo. Lo mismo estaba El Capital de Carlos Marx que la Odisea, las obras de Lenin y Las diecinueve tragediasde Eurípides, Los diálogos de Platón y Las vidas paralelas de Plutarco.

A medio siglo de su ejecución es bueno que se le recuerde por sus ideales libertarios. Yo prefiero recordarlo como un lector infrecuente para quien la imaginación y la memoria de otros fue su patrimonio. Como el inconforme con este mundo que habitaba otros, los que le brindaba la lectura, donde ganó, desde siempre, su última batalla.

(La Jornada)

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here