Por Jesús Antonio Dyke García

El martes de la semana pasada escribía sobre la reproducción y acumulación del capital y cómo en este proceso electoral el telón de fondo es buscar nuevas formas de ejecutar los mecanismos que permitan reproducir la mano de obra y la maquinaria y equipo, con un objetivo en particular: Las ganancias individuales.

Debo ofrecer disculpas por un entramado teórico algo complejo, pero, es el más sencillo que he encontrado para interpretar este proceso electoral mexicano.

Si bien el capital internacional y nacional encuentran mecanismos propios para su reproducción, en los últimos 30 años el primero es quien se ha sobrepuesto y encontrado las formas acordes para reproducirse en el país. Leyes laborales, ambientales y territoriales demasiado laxas son las que ha sabido aprovechar.

El capital internacional en su trasfondo en México se le presentó en los candidatos formas de adueñarse de las estructuras partidistas, como son las del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El candidato “ciudadano” Antonio Meade, junto con el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y el actual presidente del PRI, Ochoa Reza y su equipo, son promotores y vendedores de esquemas bancarios de carácter internacional (FMI, BM, BID), de empresas trasnacionales y de las distintas bolsas de valores.

La lógica individual de ellos, que a primera instancia eso pareciese, corresponde a una cooptación generalizada de grupos políticos por parte de estos esquemas empresariales y que no son ajenos a una realidad global que busca quitar los caracteres nacionales a este país.

Recordemos que más allá de políticas laxas, los esquemas de reproducción del capital internacional, cuentan con un mecanismo adicional que son los préstamos interminables, que endeudan a países y en lo particular a las personas de a pie.

Sin embargo, estas formas de reproducir el capital han presentado limitantes; como una disminución de las tarjetas de créditos otorgadas, junto con contradicciones internas que propician el surgimiento de formas y alternativas a esta precarización de la vida ante el endeudamiento (la delincuencia organizada mecanismo de mayor alcance).

Una manifestación de estas contradicciones es la proliferación de un sin número de partidos y alianzas que han roto con sus propias estructuras ideológicas como el caso de Morena-PT-PES y PAN-MC-PRD. Presentando solo el objetivo de ser una resistencia ante el capital internacional y no alternativas que cambien las formas.

Se nos presenta que el sistema financiero ha captado al partido de mayor peso en el país, y lo ha orientado a sus particulares recomendaciones políticas.

Esperemos que, dentro de este PRI, existan luchas internas por esos mandos y den la dirección que algún tiempo tuvo, como promotor del desarrollo industrial (hoy en día sustentable y sostenible) que genere los empleos y la calidad de vida que requiere la población mexicana, y como lo hiciese en el siglo XX, se antepuso a esos monopolios internacionales y nacionales, que priorizan su beneficio individual por encima del colectivo y social.

Repensar las estructuras del partido es lo adecuado en estos momentos.

EN CORTO…

Algunos datos que señalan cómo se está comportando el capital mexicano.

En México se generaron 800 mil nuevos empleos según datos del IMSS.

La inversión fija bruta se contrajo en -4.1 por ciento, en noviembre del 2017 con respecto al mismo mes del año anterior.

Por subconjunto, esta presentó de igual manera contracciones: Maquinaria y equipo -1.1 por ciento y Construcción -6.5 por ciento.

Ha estos datos se le puede hacer un análisis histórico, que observe el periodo neoliberal de los 80s al 2017 y se observará que el comportamiento no ha variado.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here