Por Jesús Antonio Dyke García

Esta clara la postura de Carlos Slim Helú, él quiere el dinero que el gobierno federal le pagara para que sigua la construcción del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Con la conferencia de prensa que dio el magnate dueño de la concesión de telecomunicaciones de México (otorgada por el gobierno de Salinas), resalta que él, de que el construiría un sistema para evitar el hundimiento, interesante.

En otras palabras, aceptó que la construcción de este aeropuerto es un error, y que a largo plazo lo pagaría la población mexicana.

Por otra parte, muchos medios de comunicación señalaron un rompimiento entre la relación de Andrés Manuel López Obrador y los Slim.

Se han olvidado de que realmente la relación no se mantiene con este integrante de la familia Slim, sino con el heredero y sucesor, Carlos Slim Domit, quién se encuentra casado con María Elena Torruco, hija del magnate inmobiliario, Miguel Torruco Marqués, quien sería el virtual Secretario de Turismo de llegar AMLO a la presidencia.

Entonces, se valida la premisa que tanto ha venido reiterando AMLO, con respecto a la inseguridad que traería consigo la culminación de este aeropuerto.

Por último, ¿si están buen negocio el AICM, por qué Carlos Slim Helú no pone su dinero?

 

La UNISON en huelga

A la administración actual dirigida por Enrique Velázquez “el Kike”, se le salió de control la Universidad de Sonora.

Como dirían varios académicos universitarios, no se da cuenta que el león lo tiene en su propia casa (refiriéndose a las oficinas).

Al pagar los favores con Heriberto Grijalva (exrector), y mantener a gran parte del personal en los mismos puestos o solamente rotarlos, convirtió automáticamente su administración en inoperante.

Muchos de los que actualmente están en los puestos de mando de esta administración, sostuvieron serias pugnas con los trabajadores sindicalizados del STEUS, durante toda la gestión anterior.

Quien no recuerda aquellos momentos donde la famosa “Magaly” encarnizaba todos los problemas sindicales durante el 2014.

En aquel entonces el STEUS se fue a huelga durante más de dos meses, mientras, que las autoridades seguían con sus “preparativos mundialistas” de aquel entonces.

Hoy el escenario es similar, con un ofrecimiento de la administración al sindicato de un 3.4 por ciento al tabulador salarial, el cual contrasta mucho con la inflación que registró el país de 6.1 el año anterior. Por lo menos se esperaría que se igualará ese porcentaje.

Además de un sindicato que siempre se ha caracterizado por luchar por la reivindicación y los intereses generales de los trabajadores, el cual no acepta, las actuales condiciones laborales que ha generado la administración universitaria.

Creo que el economista en jefe solo está observando las proyecciones del Banco de México, del 3 por ciento, y haciendo los “preparativos mundialistas” de Rusia 2018.

Compartir

2 Comentarios

  1. Dyke estas bien pendejo, ponte a trabajar, te las das de muy erudito pero solo quedas en ridiculo, al igual que todos esos chairos que quieren más sin trabajar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here