Expediente… Por: Manuel Fernando López

0

“Prometer no empobrece…”

Refrán popular

Llegaron los “salvadores”.

Desde ya, estimado y sufrido ciudadano, dispongámonos a  contemplar el grotesco desfile, de “nuestros” salvadores, todos  dispuestos a “sacrificarse” en aras de convertirse en representantes  populares y, por supuesto en transportarnos a un mundo feliz, cuasi el paraíso.

Los hay para todos los gustos: desde quienes buscan regidurías, diputaciones locales y federales, senadurías,  alcaldías; pero sobre todo, llegar a la ansiada teta presupuestal por la inigualable vía plurinominal.

Veremos transformaciones increíbles — triste Jekill and Hyde– en estos personajes; prometerán todo en aras de los ansiados votos que los alejen de las penurias y angustias diarias del vivir, reservadas para el resto de los mortales, esclavizados al yugo de trabajos miserables, reflejos interminables de la canción “Casas de cartón”, en la cual no existe el mañana y, todo es sombrío.

Hablarán ante todos, que “saben y comprenden” perfectamente lo anterior y, que ahora sí, podrán aspirar al través de ellos, a una mejor vida, a un estatus diferente y, aún más, fieles al populismo a ultranza tan de moda en los últimos tiempos, hasta notarios públicos llevarán en sus recorridos, para establecer sus compromisos de campaña por escrito.

Luego, cuando lleguen –quienes lo logren– a los diversos puestos populares, vendrá inevitablemente el olvido y el desdén para quienes los apoyaron; desde este espacio, un pronóstico: si el cinco por ciento de toda esta camada cumple será un cálculo optimista.

Pero citemos mejor a Ryscard Kapuscinski: “una cosa es ser realista, escéptico, prudente. Esto es absolutamente necesario, de otro modo no se podría hacer periodismo. Algo muy distinto es ser cínico, una actitud incompatible con la profesión de periodista, el cinismo es una actitud inhumana que nos aleja automáticamente de nuestro oficio, al menos si uno lo concibe de forma seria”.

Lo anterior en aras de que me puedan acusar de cínico; pero la verdad cuesta mucho en este país, no llegar a este nivel.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here