Ciudad de México (REFORMA).- El PRI y el PAN en el Senado cruzaron acusaciones y exigieron a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) indagar a los abanderados presidenciales de ambos partidos por presuntos actos de corrupción.

El tricolor presentó un punto de acuerdo en el que pidió a la ASF aplicar una auditoría integral sobre el ejercicio, destino y comprobación de los recursos del Ramo 23, conocido como “fondo de moches”, asignados durante la gestión de Ricardo Anaya como presidente de la Cámara de Diputados.

Acusó que los fondos desviados podrían haberse utilizado en la adquisición de un predio y la construcción de una nave industrial en el Parque Tecnológico Innovación de Querétaro.

“De acuerdo con diversas denuncias públicas, presuntamente Ricardo Anaya Cortés utilizó recursos de los denominados ‘moches’ a presidentes municipales y gobernadores del Partido Acción Nacional para la adquisición de un lote de 13 mil metros cuadrados y la construcción de una nave industrial”, indicó.

“Estos desvíos de recursos públicos se realizaban por medio del Ramo 23, el cual representaba un fondo total de por lo menos 2 mil millones de pesos cada año y que se asignaban de manera discrecional a presidentes municipales, a quienes se les pedía al menos 20 por ciento de los recursos asignados ‘de comisión por el palomeo’, dinero que era reintegrado al parecer al dirigente nacional”.

En tanto, el PAN solicitó a la ASF informar cuál es el estado de las denuncias que se presentaron por el presunto desvío de recursos públicos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en 2015 y 2016, durante la gestión del hoy abanderado presidencial del PRI, José Antonio Meade.

En un punto de acuerdo, el blanquiazul expuso que, en la Cuenta Pública 2015, la propia Auditoría detectó la posible simulación de servicios a través de la firma de convenios con universidades públicas, mismas que habrían triangulado recursos mediante la subcontratación de empresas fantasma.

El daño al erario, según el cálculo presentado, ascendería a mil 81 millones de pesos.

“Los voceros de Meade han hecho lo imposible por evitar que se hable de dicho informe (de la ASF). No es casualidad que el día en que se presentó el informe empezaron los ataques a los opositores”, señalaron los panistas.

“No es casual que se inventen cortinas de humo porque lo que en realidad quieren los priistas, es que no se conozcan los resultados del Órgano Fiscalizador”.

Tomado de Zocalo con información de Reforma

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here