Hace hoy 200 años nacía en Alemania el filósofo y economista Karl Marx, que pasaría a la historia como el crítico más famoso del capitalismo. Aunque vivió en el siglo XIX, sus ideas modelaron el siglo XX, siendo muchas de ellas relevantes hoy en día.

En qué acertó Marx…

La parte positiva del legado de Marx es el deseo de hacer que la economía sea más humana, acabando con “la explotación del hombre por el hombre”, opina Borís Mezhúev, profesor de la Universidad Estatal de Moscú.

La defensa colectiva de los derechos es también parte del legado del filósofo.No en vano, el sociólogo Borís Kagarlitski considera en declaraciones a RIA Novosti que el ideólogo del comunismo debería ser también reconocido como un verdadero demócrata. “Marx defendió la democracia, y si la construcción del comunismo en la URSS terminó sin éxito, también fue debido a la falta de pluralismo de opiniones”, asegura.

Por su parte, el profesor Serguéi Cherniajovski, de la Universidad Estatal de Moscú, asegura “todo” lo que sostenía Marx “es relevante” a día de hoy: desde la lucha de clases y la redistribución de la plusvalía, hasta “la prioridad de las relaciones materiales sobre la superestructura espiritual”.

Ruslán Grinberg, director del Instituto Económico de la Academia rusa de Ciencias, enumera en una entrevista con TASS las siguientes ideas y predicciones del economista alemán que, en su opinión, se han hecho realidad:

  • Monopolios. El capitalismo, si no es limitado por ningún proceso regulador, lleva a la concentración de la producción y a los monopolios. Y la monopolización, según Marx, es un tumor cancerígeno para cualquier economía.
  • La especulación financiera, que puede originar y exacerbar las crisis en la economía. Marx advirtió que si el sector financiero no es controlado, esclaviza a la economía real, algo que, según Grinberg, estamos viendo en actualidad.
  • Globalización. Ya en su época Marx advertía que el capital gobernaría el mundo y que la economía mundial se volvería cada vez más homogénea.
  • Burocracia socavando al estado. Según Grinberg, hoy en día, vemos con bastante frecuencia cómo los intereses públicos se dejan de lado si los burócratas no sienten ningún control sobre ellos.

  • El papel de la ciencia. Marx anticipó el sorprendente papel de la ciencia en el desarrollo de la producción, afirmando que el conocimiento científico se transformaría en una “fuerza productiva”, lo que se hizo realidad a fines del siglo XIX y principios del siglo XX.
  • Desigualdad material y polarización de ingresos. El filósofo describe el proceso que deriva en la concentración de riqueza en un polo y de pobreza masiva está en otro.
  • La alienación del trabajo, o enajenación de una persona de los resultados de su labor. En este sentido, Grinberg señala que a día de hoy solo un 15% de todos los trabajadores contratados están satisfechos con su trabajo.

…y en qué no

Por otro lado, Grinberg destaca algunas ideas de Marx que no resultaron ser ciertas, como la idealización de las revoluciones, la construcción del comunismo por etapas o la inevitabilidad de un choque entre el proletariado y la burguesía.

Asimismo, el publicista y político ruso Nikolái Stárikov opina que “uno de los principales fracasos de Marx fue vincular todas sus expectativas con los trabajadores de las fábricas“, así como el hecho de que no pudiera prever que “la revolución no ocurriría allí donde eran una mayoría”. “Marx esperaba revoluciones en los países industrializados y triunfaron allí donde la industria solo estaba naciendo”, recalca.

RT Noticias

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here