A Barrales la puso Mancera no el PRD

0

México.- A dos días de que el Consejo Nacional del PRD eligiera a Alejandra Barrales como la nueva dirigente nacional, Pablo Gómez, representante del partido ante el Instituto Nacional Electoral (INE), presentó su renuncia al cargo.
A través de una carta dirigida a Alejandra Barrales, el también ex dirigente nacional delPartido de la Revolución Democrática señala que, no podrá representar ante el INE los intereses de políticos empoderados, quienes han usado a grupos del PRD para manejar el partido a su capricho.
A continuación el texto íntegro de la renuncia:
C. ALEJANDRA BARRALES,
Presidenta Nacional Interina del Partido de la Revolución Democrática.
CC. MIEMBROS DEL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DEL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA.
Por medio de esta comunicación presento al Comité Ejecutivo Nacional del Partido de la Revolución Democrática mi renuncia espontánea al cargo de Representante ante el Consejo General del Instituto Nacional Electoral que desempeñé desde el 10 de noviembre de 2014 por designación de dicho Comité.
El motivo de esta renuncia es la incompatibilidad que aprecio entre el carácter independiente de la política aplicada hasta ahora por el Partido en el Instituto Nacional Electoral, apegada a los principios y el programa del PRD, por una parte, y la situación en la que se encuentra Alejandra Barrales, quien encabeza al Comité Ejecutivo Nacional y al Partido pero sin la menor independencia política pues su circunstanciaobedece a un poder ajeno al Partido e imbricado además con otros poderes no sólo también ajenos sino adversarios políticos del PRD. Como será inevitable que en el ejercicio cotidiano de la Presidencia del Partido se asuman decisiones que impacten en los muchos asuntos que se ventilan también cotidianamente en el Instituto Nacional Electoral y en los organismos locales electorales, así como en los tribunales, yo no podría representar a la presidenta nacional del Partido ni acompañarla en acciones decididas desde afuera, al margen o en contra del Partido de la Revolución Democrática.
Es indispensable aclarar que mi renuncia no es una respuesta al hecho de haber sido infructuosamente propuesto por algunos compañeros y compañeras para el cargo depresidente nacional, sino al insólito y funesto hecho de que políticos empoderadosdecidan quién debe ocupar la Presidencia del Partido y al vergonzoso acontecimiento de que una amplia mayoría del Consejo Nacional lo haya admitido sabiendo las consecuencias que traerá la operación de una dirección ajena al partido mismo. Como todos sabemos, Alejandra Barrales fue señalada por el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, como la persona que debía ocupar el cargo de presidenta, por lo cual no estamos frente a la libre elección de una persona hasta entonces alta funcionaria pública sino ante una imposición desde fuera del Partido, ante una decisión de carácter gubernamental, un método priista por excelencia. Si yo no hubiera sido propuesto para el cargo de presidente del Partido en el reciente pleno del Consejo Nacional, de todas formas no podría representar de facto al gobierno de la Ciudad de México ante el Instituto Nacional Electoral porque esa representación no corresponde a una instancia de gobierno sino a un partido de izquierda que debiera ser independiente de todos los gobiernos, aún de aquellos que se conformaron gracias al apoyo electoral del PRD.
Todos sabemos –yo lo he destacado muchas veces– que el PRD ha venido perdiendo independencia política debido a los oscuros acuerdos que sus grupos internos hacen por su cuenta con políticos poderosos.  Ese nefasto proceso ha conducido a un punto en el que la Presidencia del Partido está ya físicamente ubicada afuera del partido mismo. Espero que miembros del Comité Ejecutivo Nacional puedan hacer algo para eliminar ese fenómeno tan nocivo para el PRD, la izquierda y el país. No tengo muchas esperanzas al respecto pero cumplo con compartir legítimos y buenos deseos.
Agradezco por otro lado a quienes depositaron confianza en mí para representar al Partido de la Revolución Democrática en el Instituto Nacional Electoral. Sigo como siempre abierto a la crítica de mi gestión. De manera especial agradezco a Agustín Basave y a Beatriz Mojica, a la sazón presidente y secretaria general, por el apoyo a la publicación del Libro Negro. La elección de 2015 y sus autoridades, el cual es un balance de gran parte de nuestra gestión y una documentada crítica militante y democrática de las instituciones electorales del país.
Atentamente,
Pablo Gómez

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here