Morena-PES: Luna de miel de pronóstico reservado

0

“El tiempo lo cura todo” es una frase que puede aplicarse a la política, como en el caso de los partidos Morena y Encuentro Social. Si en 2006 el fundador de este último, Hugo Eric Flores, articuló a diferentes iglesias evangélicas para apoyar la candidatura presidencial del panista Felipe Calderón, ahora se alía con el morenista Andrés Manuel López Obrador, quien está recurriendo a un discurso con parafraseos religiosos; un pragmatismo que comienza a sacar chispas en el seno de Morena.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- El jueves 14, primer día de precampaña, Andrés Manuel López Obrador conoció la protesta en casa. En el salón donde acababa de presentar a los integrantes del gabinete que lo acompañarán en caso de ganar la Presidencia, la escritora Elena Poniatowska y la actriz Jesusa Rodríguez expusieron una cartulina en la que se leía: “No al PES”. Un día antes, en el mismo lugar, se había formalizado la alianza por la que contenderá en las elecciones del 1 de julio, integrada por los partidos Morena, del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES), este último con amplia militancia evangélica y que ha fijado posturas e impulsado proyectos de ley ultraconservadores.

La presentación de la alianza y la supuesta firma escapaban a las formalidades que corresponden a ese tipo de actos, como también sucedió el martes 12 durante el registro de López Obrador como precandidato presidencial. Fue cuando dejó la dirigencia de Morena a su secretaria general, Yeidckol Polevnsky, quien confirmó en entrevista que se quedaba al frente del partido y que los documentos de renuncia y registro de la precandidatura se habían procesado horas antes; es decir, en el evento se entregó un folder con hojas blancas.

Si los actos públicos no eran formales, los actos jurídicos se condujeron de manera escrupulosa y estaban dotados de validez legal, que en materia electoral no exige perfeccionamiento por solemnidad, explicó más preciso el representante de Morena ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Horacio Duarte, a diferencia de Polevnsky, quien se limitó a decir que a Andrés Manuel y a ella “no les gustaba eso” (las solemnidades), ambos consultados por Proceso.

En el mismo esquema informal, aunque correspondía a la nueva dirigente concretar la alianza la mañana del miércoles 13, el exjefe de gobierno de la Ciudad de México protagonizó la firma del convenio y pronunció un mensaje, exponiendo que eran momentos de definición, de demostrar quién era quién y de qué lado de la historia se colocaban, para luego dar la bienvenida al PES.

“No sólo es el candidato, el programa, sino también que es una alianza que incluye principios, incluye valores culturales, morales, espirituales. Es una alianza que se constituye como un referente moral, porque no sólo vamos a triunfar, vamos a ganar la Presidencia para buscar el bienestar material, también para buscar el bienestar del alma… no sólo de pan vive el hombre.”

Dos horas después de esas palabras, un grupo de académicas, defensoras de derechos humanos y activistas de género, así como de la diversidad sexual, emitieron un posicionamiento exigiendo que se revirtiera la alianza, que calificaron como una incongruencia que se planteaba cambiar votos por principios.

El posicionamiento se centró en mostrar que, en el Artículo 9 de sus estatutos, Morena se comprometía con derechos fundamentales que el PES, en su discurso público y en su agenda legislativa, había combatido.

Con la polémica desatada por defensores de derechos humanos, feministas y personajes de la diversidad sexual, López Obrador inició su precampaña presentando su gabinete. Al concluir el acto ocurrió la protesta de Poniatowska y Rodríguez, ajena al posicionamiento de las feministas.

“Lo que puedo decir es que si nosotros defendemos los derechos humanos con Andrés, es incongruente que de repente nos aliemos con un partido que es antihomosexual, anti toda diversidad y tiene un pasado de participar contra Las Abejas (hace alusión a las víctimas de la masacre de Acteal, pues los acusados de paramilitares fueron apoyados por Hugo Eric Flores) en Chiapas. Por eso protestamos ahí con Jesusa.

“Es una alianza totalmente inconsecuente con la acción de Andrés Manuel y de sus seguidores, que estamos todos por la inclusión y, sobre todo, por que la libertad sexual no sea condenable, (no) como ese partido (el PES), que no vale un cacahuate. Es una aberración contra la que hay que manifestarse.”

Narrativa bíblica

Más allá de que su partido se llame Morena, de que se haya registrado como precandidato el martes 12 y de la alianza con el PES, López Obrador suele emplear desde hace unos años referencias bíblicas en sus discursos.

Una revisión de sus alocuciones públicas o grabadas para las redes sociales, sólo por lo que va de diciembre, resultó en lo siguiente:

El lunes 4, cuando colocó en línea un adelanto de su documental Este soy yo, en el corto empieza diciendo una frase sobre la que ha vuelto en distintas oportunidades: “La paz y la seguridad son frutos de la justicia”, una expresión similar al capítulo 32 versículo 17 del libro de Isaías, en la Biblia: “El producto de la justicia será la paz; tranquilidad y seguridad perpetuas serán su fruto”.

En el mismo video, menciona a Lucio Cabañas y al liberal decimonónico Juan Álvarez; luego expresa lo que ha dicho en el pasado al referirse a los corruptos, que tan polémico le resultó a principios de mes con su propuesta de amnistía a los narcos para la pacificación: “En la izquierda se dice ‘ni perdón ni olvido. Yo digo: ‘olvido no, perdón sí’”.

El perdón al ofensor hasta 70 veces siete lo ordena Jesús, según el libro de Mateo, capítulo 5 versículos 21 y 22.

El martes 5, en Matías Romero, Oaxaca, criticó la estrategia de seguridad seguida desde 2006 y hasta ahora al subrayar la cantidad de víctimas y defender su propuesta de amnistía, descalificada por los secretarios de la Defensa y de la Marina:

“Creo que no se puede enfrentar la violencia con la violencia; no se puede apagar el fuego con el fuego, no se puede enfrentar el mal con el mal. Siempre digo lo que pienso, y no creo, secretario de Marina (y) general Cienfuegos, que sea correcto el pensar resolver un problema como el de la inseguridad y la violencia con la consigna de ‘ojo por ojo y diente por diente’.

“La política se inventó para evitar la guerra; la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia. El ‘ojo por ojo diente por diente’ nos dejaría ciegos o tuertos o chimuelos y no resuelve el problema.”

La referencia es explícita a la llamada Ley del Talión, y el fraseo es el de Éxodo 21:24; Levítico 24:20 y Deuteronomio 19:21 del Antiguo Testamento, mientras que es en Mateo 5:38-45 donde Jesús la deja sin efecto, entre otras, con la enseñanza de “dar la otra mejilla”.

El miércoles 6, al transmitir un video donde aparece soltando tortugas en una playa de Puerto Escondido, Oaxaca, expresó: “Es cosa nada más de crear una nueva corriente de pensamiento, donde el amor sea lo principal. El amor a la naturaleza, a la patria… el amor a la familia, el amor al prójimo”, esto último, base de la doctrina cristiana.

Luego, el jueves 7, en Pinotepa Nacional, Oaxaca, habló de la compra de voto:

“Hay que decirle a la gente, y en eso nos deben ayudar pastores, nos deben ayudar sacerdotes, hay que hablar mucho sobre este tema, que es pecado social el que estos sinvergüenzas se valgan de la pobreza y el hambre del pueblo.”

Luego citó al papa Francisco, quien “condenó” la práctica “perversa de empobrecer al pueblo y luego traficar con el hambre y la pobreza de los ciudadanos”; continuó con un comparativo de la compra de votos con el pasaje bíblico de Jacob y Esaú, descrita en el Génesis, cuando el primero, valiéndose del hambre de su hermano, le cambió su primogenitura por un plato de lentejas. Sobre lo anterior, el político tabasqueño expuso: “Esto es lo que hacen estos corruptos, empobrecer al pueblo y luego empoderarse”.

El viernes 8, también en Oaxaca, cuando presentó a Susana Harp como virtual candidata al Senado, expuso: “este es un movimiento amplio, plural, incluyente, y hay espacio para todos, para mujeres y hombres de buena voluntad que sinceramente quieren un cambio verdadero, una transformación en la vida pública de nuestro país”.

La expresión “hombres de buena voluntad” se ubica en Lucas 2:14, donde se narra que un ángel se aparece a los pastores y les informa que nació un salvador y lo encontrarán envuelto en pañales en un pesebre.

Esta última referencia, si bien mencionada en la Biblia, está muy asimilada al habla coloquial en México, lo mismo ocurre con otras expresiones empleadas por López Obrador. Por ejemplo, cuando el martes 12 habló de integridad, dijo: “predicaremos con el ejemplo”, frase que, si no tiene referencia bíblica, es usada frecuentemente por pastores y clérigos.

Finalmente, el miércoles 13, al formar la alianza con el PT y el PES, dijo que cuando gane la Presidencia buscará también “el bienestar del alma” y añadió que “no sólo de pan vive el hombre…”. La cita que el precandidato dijo a medias se completa con “(…) sino de todo lo que sale de los labios del Señor”.

Se trata del señalado Deuteronomio 8, en cuyos versos se expresa que Dios hizo sufrir y pasar hambre al pueblo de Israel para saber si cumpliría los mandamientos, pero luego lo hizo prosperar.

AMLO y el laicismo 

Coincidencia en expresiones, con una década de distancia, el precandidato de Morena dijo el miércoles 13 que con el PES compartía principios y valores. En 2006, el fundador y dirigente del PES, Hugo Eric Flores, articu­ló a diferentes iglesias evangélicas para apoyar la candidatura de Felipe Calderón. Cuando le preguntaron por qué apoyó al panista, empleó los mismos vocablos que el pasado miércoles usó el de Morena: “Compartimos principios y valores” (La Jornada, 28 de agosto de 2008).

Flores, como la mayoría de los evangélicos, reivindica la figura de Benito Juárez, cuyas Leyes de Reforma posibilitaron la libertad de culto y, con ello, la llegada del protestantismo a México. Inclusive, en todo el país hay actos evangélicos cada 21 de marzo.

López Obrador siempre se ha declarado admirador de Juárez. El domingo 3, para rechazar las comparaciones con presidentes o políticos extranjeros, se dijo admirador de Juárez, guiado por Madero e inspirado por Cárdenas. El viernes 8 se dijo incluyente de católicos, evangélicos y librepensadores, y el jueves 14 –un día después de sellar su alianza con el PES– declaró que aspiraba a que su gabinete fuera como el de Juárez.

En medio de la polémica, la mañana del viernes 15, explicó que las alianzas eran necesarias para ganar la Presidencia, porque la contienda se va a reducir a dos y “la mafia del poder” se alineará con el que vaya mejor, Anaya o Meade. También aludió a los reclamos de las feministas y activistas de la diversidad: “Nunca hemos hecho acuerdo político a cambio de nuestros principios y de nuestros ideales”.

Entre las firmantes del mencionado posicionamiento del miércoles 13, Martha Juárez, activa feminista, expuso que no son militantes de Morena. También consideró que el mismo reclamo tendría que haberse hecho a la alianza del PRD con el PAN, pues en ambos casos los partidos llamados de izquierda se desdibujaron.

La activista y académica subrayó que si bien López Obrador no ha sido defensor o simpatizante de los derechos de género ni de la diversidad sexual, Morena, como partido, sí considera la defensa de derechos que el PES ha combatido e intentado revertir.

En entrevista con Proceso el viernes 15, luego del mensaje de López Obrador en apoyo a la diversidad sexual, Martha Juárez advirtió que esa alianza no es sólo discursiva, sino que permitirá al PES ganar espacios legislativos locales y federales, cuando por sí mismo difícilmente subsistiría. Ahora, alerta, ese partido podrá seguir impulsando proyectos antiaborto y contra la diversidad sexual, e insistiendo en anular la educación laica, entre otras acciones.

El mensaje de López Obrador no incluyó a las feministas; sólo aclaró, “de manera especial para la comunidad gay: no somos oportunistas, no luchamos sólo por los votos, luchamos por principios, por ideales, y no tienen nada que temer. Vamos a respetar la diversidad sexual”.

También refirió que sigue el pensamiento de Ignacio Ramírez, El Nigromante, quien decía: “Soy un liberal, pero me hinco donde se hinca el pueblo y respeto la religión del pueblo”.

Este semanario solicitó al vocero de Morena, César Yáñez, y al presidente nacional de Encuentro Social, Hugo Eric Flores, sus puntos de vista sobre estas diferencias doctrinarias, pero no hubo respuesta.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here