Claudia, en plan grande… El Maloro”, aumentos y más aumentos… y, Susana Corella, autoengaño

1

OPINIÓN…
Por: Roberto Dyke Rivera

Cuando escuché la palabra “mega región”, pensé en un mensaje político más, tan común entre la clase política de antaño… los viejos, los que se niegan a ir, los que quieren seguir untados al presupuesto… los presupuestívoros, pues.

No es el caso, afortunadamente.

Ayer, la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich y el gobernador de Arizona, Doug Ducey anunciaron la millonaria inversión (700 millones de dólares) que realizará la compañía Lucid Motors.

La fabricación automotriz de esta compañía quedará instalada en Casa Grande, Arizona, mientras que en Hermosillo se establecerá una de las principales proveedurías.

Así, esta mega inversión queda fijada bajo el nuevo concepto de la alianza regional de dos estados de localización estratégica…

… con mano de obra competitiva para fortalecer este proyecto que surge de una alianza visionaria.

Ambos, Claudia (de Sonora) y Doug (de Arizona) se congratularon por ver cristalizado este esfuerzo, que habrá de generar algunos miles de empleos… en beneficio de ambas entidades.

Y, cabe decirlo, este es apenas uno de los proyectos que se han propuesto y visualizado bajo el concepto de las alianzas mega-regionales.

 

TRABAJO CON VISIÓN… RECHAZA GRILLAS…

Así, la gobernadora Pavlovich Arellano da muestra efectiva de que su proyecto va mucho más allá de las grillas domésticas que de vez en vez se dejan sentir…

Para los que, a pesar del ejemplo de trabajo efectivo y de resultados que ha logrado, insisten en suponer el ingrato “más de lo mismo” … ¡Vaya bofetada con guante blanco!

No solamente se trata de un gobierno estatal que rechaza la creación de nuevos impuestos… o el aumento de los existentes…

… va más allá, se trata de un proyecto de crecimiento. De elevar el ritmo de la economía, con derrama económica y generación de empleos para llevar a Sonora al primer nivel nacional.

 

QUE SI EL MALORITO… ¡ES OTRO ASUNTO!

Yo tampoco le entiendo mucho al alcalde Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta “El Maloro”.

No entiendo el afán de elevar el cobro de las tarifas del agua, de incrementar las multas de tránsito… de privatizar el servicio de alumbrado público.

¿Afán recaudatorio?, que va de la mano con un desprendimiento de obligaciones de sostener un servicio… y en cambio beneficiar a inversionistas privados.

No he tenido la oportunidad de dialogar con algún especialista oficial sobre estos asuntos.

Me llega más pronto la perorata de María Dolores del Río, del Movimiento Ciudadano, que, igual que un servidor dice desconocer la razón de estas decisiones del alcalde de Hermosillo… aunque ella, de antemano las rechaza.

Tampoco deseo que se me señale de ser un mero criticón del “Maloro” … no.

Pero, ¿Qué no en campaña (por el PRI) hablaba de encabezar un gobierno municipal para beneficiar a los que menos tienen?… ¿Entonces por qué recargarles el 35 por ciento más en la tarifa del agua?

¿Qué no se hablaba de beneficiar a los más pobres con acciones concretas?… ¿Entonces por qué se entrega a los ricos, de siempre, la administración y las ganancias del servicio de alumbrado público?

¿Qué no se habla de dignificar a los elementos de seguridad pública y tránsito?… Entonces por qué aumenta las multas (ahora cobrarán por todo y por nada), sabiendo que, con ello, los agentes de tránsito pudieran mostrarse más interesados en arreglos corruptos, amenazando a los conductores con las nuevas multas estratosféricas.

No, no quiero ser un simple criticón del (quizá) buen Maloro… ¡Pero que alguien me explique!, así como gritaba Miguel Gaspar Bojórquez (El Pilo) en sus andanzas por el “face” … y del que ahora está tan alejado… ¡Que alguien nos explique “Pilo”!… ¿Qué diablos se traer el “Maloro”, pues?

 

GUAYMAS, NO LE TIRAN “UNA TOALLA”

En Guaymas las quejas son constates. Que llega el presidente Enrique Peña Nieto, y ni con un peso “le tira”, a sabiendas que el ayuntamiento está quebrado…

… como resultado de las atrocidades administrativas que, según, cometió el anterior alcalde, Otto Claussen Iberri (el hermano de Enrique Claussen)

A los cuatro vientos lo ha gritado el alcalde guaymense, Lorenzo Decima… y nadie “lo pela”.

Mientras, la diputada federal priísta, Susana Corella, presume su “mucho trabajo” realizado en este primer año como “gestora” del IV Distrito… y pone en su mapa, a los muchos pueblitos de la sierra, a los que seguramente su publicidad jamás les llega.

En fin… es un encanto el auto engaño y la mentira… ¡Y que siga la fiesta!

Hasta pronto

Compartir

1 Comentario

  1. I was wondering if you increasingly well thought-out altering the describe of your website? Its vastly fine in black and white; I love what youve got to utter. Nevertheless possibly you could a insufficiently additional in the way of gratify so people can connect with it healthier. Youve got an terrible destiny of text for only having one before two films. Maybe you could space it outdated better?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here