México, perdedor en el debate

Hermosillo, Sonora, 29 de septiembre del 2016.

El primer debate entre los candidatos presidenciales estadunidenses, Hillary Clinton (demócrata) y Donald Trump (republicano), realizado la noche del lunes en la Universidad Hofstra, en las afueras de Nueva York, tuvo mucho de espectáculo televisivo, ataques personales y gestos para la cámara, y poco de sustancia en lo que se refiere a confrontación de programas de gobierno; justamente, lo que cabe esperar de esa clase de encuentros en entornos electorales dominados por la obsesión mediática.

Más allá de las descalificaciones y los dimes y diretes que intercambiaron ambos aspirantes, Clinton presentó un discurso más articulado en lo que respecta a propuestas y políticas públicas –resultado de sus tablas como senadora y secretaria de Estado–, en tanto Trump repitió sus fórmulas primarias habituales, hizo una nueva exhibición de cinismo y egocentrismo y es claro que, fuera de algunas ocurrencias escalofriantes, no logró comunicar una idea de lo que haría si resulta electo presidente en los comicios de noviembre próximo.

Sin embargo, los planteamientos de la demócrata no lograron ser convincentes y mucho menos demoledores, porque están lastrados por su pertenencia a una élite política y corporativa ajena a las necesidades populares y por su desempeño militarista e intervencionista en el Departamento de Estado.

En lo que concierne a nuestro país, resulta alarmante el dato de que Trump lo incluyó en repetidas ocasiones entre las naciones a las que considera amenazantes o enemigas, nada menos que al lado de China, Irán y Corea del Norte. Ante varios problemas que le fueron presentados por el moderador, el magnate optó por responsabilizar de ellos a México y a los mexicanos, como en el tema del empleo, el comercio y la violencia delictiva.

Significativamente, Clinton no se tomó el trabajo de refutar ni una sola de esas imputaciones calumniosas, demagógicas y racistas, incluso a pesar de que con ellas su adversario le ofreció otras tantas oportunidades de presentarlo como ignorante, falsario y chovinista. En contraste con su vehemente defensa de los aliados militares de Washington –los integrantes de la OTAN y Arabia Saudita–, a los que el republicano acusaba de no cooperar económicamente en los gastos de defensa, la demócrata no usó ni un segundo de su tiempo para reivindicar a México, pese a que éste es uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos.

En resumidas cuentas, nuestro país y los mexicanos en territorio estadunidense son, desde la perspectiva de Trump –o más bien, desde las primitivas y brutales concepciones con las que ha venido agitando a sus electores–, culpables de los males económicos, comerciales y de seguridad, en tanto que en el discurso de Clinton simplemente no existieron.

Y el dato es alarmante porque uno de los dos ocupará la Casa Blanca en unos pocos meses y se encontrará con una política exterior mexicana en situación de debilidad, confusión y extravío. Cabe esperar que el país –las instituciones políticas y la sociedad– cobren conciencia del peligro que esta circunstancia representa.

Tomado de La Jornada.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

Durazo, Sonora y el 2021

Durazo, Sonora y el 2021

Por Jesús Antonio Dyke García A unos días de haber terminado la “precampaña”, sin duda quien mejor trabajo realizó fue Alfonso Durazo. Según el periódico nacional El Heraldo, se muestra al abanderado por Morena con un 43.7% de las preferencias contra un 34.5% de la alianza opositora. Durazo, quien será el abanderado de...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

Más Columna Contraportada

México y los heraldos negros

México y los heraldos negros

Por Mauro Gonzalez-Luna CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Se ventila en los medios una morenista iniciativa de ley para controlar las redes sociales y acallar la palabra airada. En el Senado, además, está el dictamen de la Nueva Ley General de Población, vulneradora de valores seculares. Semejan tales leyes: heraldos negros que se suman...

LAS RATAS ABANDONAN EL BARCO

Por: Manuel Fernando López “Las ratas abandonan el barco…” Si algo bueno ---lo único-- ha tenido Morena en el país fue desnudar a los seres humanos en forma descarnada; en especial a los políticos quienes so pretexto de que sus respectivos partidos no tomaron en cuenta sus “enormes” atributos para ser...

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

“La trinchera infinita”

Topos se llamó a aquellos perseguidos por el franquismo que tuvieron que vivir ocultos en sus casas, protegidos por sus familias, temerosos de ser delatados por vecinos o parientes. Por Javier Betancourt CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Desde la muerte del dictador Francisco Franco (1975), ficciones y documentales se dieron a la...

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.