El “gasolinazo” que transformó a un país… a Venezuela

A principios de 1989, el gobierno de Venezuela argumentó que el “gasolinazo” era inevitable, que el subsidio que se aplicaba al combustible horadaba las finanzas públicas y que, de mantenerse alto, el país iría a la ruina económica.

Pero, igual que ocurre hoy en México, un “ajuste” desproporcionado al precio de la gasolina resultó muy difícil de explicar en un país productor de petróleo en el que la ciudadanía tiene en la retina la corrupción de sus gobernantes, la impunidad con la que actúan y la cantidad de casos de enriquecimiento inexplicable que existen en diferentes niveles de la administración pública.

Y es por eso que, aunque el gobierno de Venezuela insistió –como ahora el mexicano– en que el precio internacional del petróleo se desplomó y en que la devaluación de la moneda nacional encareció la gasolina que se consume en casa porque la mayoría es importada, la sociedad reaccionó indignada por el aumento del precio de ese combustible en momentos en que, además, había una notable desaceleración económica y una baja considerable en el ingreso de las familias pobres y de clase media.

El presidente venezolano de la época, Carlos Andrés Pérez, sabía que el “gasolinazo” produciría un rechazo generalizado en el país, pero contaba con que tenía los suficientes argumentos para justificarlo y estimó que, si no tomaba esa medida impopular, la deuda pública crecería a niveles inmanejables y se pondría en riesgo el equilibrio fiscal que exige el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El “gasolinazo”, que fue el corazón de un paquete de medidas económicas anunciadas a la nación el 26 de febrero de 1989 por el gobierno del presidente Pérez, estipulaba un aumento inmediato del 30% a los precios de los combustibles que después de tres meses podría llegar hasta el 100%.

La reacción popular fue inmediata. Un día después del anuncio, comenzaron las protestas espontáneas en Caracas, sus alrededores y otras ciudades del país. Miles de pobres se volcaron a las calles, la policía y el Ejército reaccionaron con represión y ese fue el detonante de una espiral de violencia, saqueos de comercios y disturbios que había de terminar nueve días después.

La cifra de muertos aún es tema de debate. El gobierno de Carlos Andrés Pérez reconoció 276, pero organismos de derechos humanos estiman que llegó a entre 2,000 y 3,500.

Ese episodio, que se conoce como “El Caracazo”, dejó al país sumido en una profunda crisis económica, política y social que ha tenido enormes efectos en la historia reciente de Venezuela.

Esa sublevación popular resquebrajó para siempre el viejo sistema político, que era bipartidista –el socialdemócrata Acción Democrática y el demócrata-cristiano Copei se alternaron en el poder durante décadas—y que tenía fama de corrupto e insensible ante los reclamos sociales –el 49.6% de la población era pobre–, a pesar de la enorme riqueza petrolera que ha sustentado las finanzas de ese país.

Es decir, el “gasolinazo” decretado por Pérez –junto con un paquete de alzas de precios en los servicios públicos y el transporte urbano– no fue la causa principal del descontento y el alzamiento social sino el catalizador de la indignación nacional acumulada.

El país llevaba años de crisis, devaluaciones de la moneda, hiperinflación y deterioro del salario real mientras un sector privilegiado de ricos y funcionarios corruptos vivían en la opulencia.

La inequidad social era evidente. Bastaba comparar la miseria en los cerros de Caracas con el nivel de vida de primer mundo que tenía la zona este de la ciudad, donde cientos de familias iban de “shopping” a Miami los fines de semana.

La alternativa chavista

El martes 4 de febrero de 1992, dos años después de “El Caracazo”, el teniente coronel Hugo Chávez Frías ejecutó un fallido intento de golpe de Estado contra Carlos Andrés Pérez. Aunque la asonada fue sofocada el mismo día, ese episodio marcó la irrupción de un carismático caudillo en un país desencantado de sus políticos y urgido de alternativas.

En una aparición de un minuto ante la televisión aquel día, Chávez, con su voz de mando, su rostro de mulato e indio caribe, su uniforme de campaña, su boina roja y su sugerente frase “por ahora los objetivos que nos planteamos no fueron logrados”, se convirtió en un hombre popular.

Pasó dos años en la cárcel, pero al recobrar su libertad, en marzo de 1994, se dedicó a recorrer el país con una propuesta que se puede resumir en una palabra: cambio. El 2 de febrero de 1999, el teniente coronel Hugo Chávez juramentaba como nuevo presidente de Venezuela. Había sido electo dos meses antes con el 56.5% de los votos.

No es que la situación que hoy vive México sea igual a la que detonó una profunda transformación de Venezuela a partir del “gasolinazo” de 1989, pero sí tiene muchos puntos en común.

Tomado de Revista Proceso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

Durazo, Sonora y el 2021

Durazo, Sonora y el 2021

Por Jesús Antonio Dyke García A unos días de haber terminado la “precampaña”, sin duda quien mejor trabajo realizó fue Alfonso Durazo. Según el periódico nacional El Heraldo, se muestra al abanderado por Morena con un 43.7% de las preferencias contra un 34.5% de la alianza opositora. Durazo, quien será el abanderado de...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

Más Columna Contraportada

México y los heraldos negros

México y los heraldos negros

Por Mauro Gonzalez-Luna CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Se ventila en los medios una morenista iniciativa de ley para controlar las redes sociales y acallar la palabra airada. En el Senado, además, está el dictamen de la Nueva Ley General de Población, vulneradora de valores seculares. Semejan tales leyes: heraldos negros que se suman...

LAS RATAS ABANDONAN EL BARCO

Por: Manuel Fernando López “Las ratas abandonan el barco…” Si algo bueno ---lo único-- ha tenido Morena en el país fue desnudar a los seres humanos en forma descarnada; en especial a los políticos quienes so pretexto de que sus respectivos partidos no tomaron en cuenta sus “enormes” atributos para ser...

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

“La trinchera infinita”

Topos se llamó a aquellos perseguidos por el franquismo que tuvieron que vivir ocultos en sus casas, protegidos por sus familias, temerosos de ser delatados por vecinos o parientes. Por Javier Betancourt CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Desde la muerte del dictador Francisco Franco (1975), ficciones y documentales se dieron a la...

Morena perderá las elecciones

Morena perderá las elecciones

Por Mauro Gonzalez-Luna CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El México consciente grita desolado con fosas, tumbas y más de 220 mil muertes de Covid con base en datos recientes del Inegi, muchas evitables; con caída del PIB del 8.5 %, la peor desde 1932, evitable en mucho de haber habido estrategia responsable;...

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.