Los políticos y la gasolina

El incremento de 20% a la gasolina está siendo como un pasaje en la máquina del tiempo. Boleto en mano, nos fuimos al pasado. Las palabras crisis, devaluación, desabasto, inflación regresaron para dominar la conversación pública. Como si todo el país hubiera ido a una fiesta de disfraces y el motivo fuera: los 80’s.

Quizá fue esa borrachera de nostalgia lo que arrastró al propio gobierno a montar el espectáculo de la firma de un acuerdo entre “los sectores”. Así, igualitos a los que hacían antes. Pero diferente. Ya sabe: same same but different.

Entonces, para seguirle el juego al Presidente, quienes controlan y se enriquecen desde las centrales sindicales se pusieron el disfraz de líderes de los trabajadores y los que representan a los empresarios más acaudalados del país se disfrazaron de sumisos generadores masivos de empleos.

Parece que se les subió la gasolina. O sepa la bola qué se traen.

La cosa es que bien metidos en sus roles, hasta firmaron documentos. No bueno, es que esto de la simulación en verdad desorienta. Con decirle que el Secretario del Trabajo se dio el lujo de aventarse tremendas adulaciones al Presidente. De esas que sonrojan de pena ajena. Ya deje usted por inmerecidas: ¡por innecesarias!

Así, enrarecidas, están las cosas estos días. Tan raras que el Presidente se creyó que porque había ganado las elecciones gracias a la televisión, podía ponerse a gobernar apareciendo en cadena nacional.

La gasolina pone. Y en el gobierno le están entrando mucho. Luego por eso se echan unas machingüepas sobre el cálculo de su efecto inflacionario. Ya sabe: “no habrá inflación porque en enero pasado el coeficiente subyacente fue el primer año desde el lejano 2015 que fue igual a 2 multiplicado por 3 y le resta el número que pensó.” ¿Qué?

Aunque el gasolinazo también llegó para sacarnos de una vez por todas de dudas y dejó claridad absoluta en la distancia del Presidente y su gabinete con la realidad de un amplísimo segmento de la sociedad.

Porque la gasolina también revive fantasmas, desata pasiones e impacta bolsillos. Así que la sociedad se pone entre timorata y respondona. Cuestiona y arremete contra la pertinencia de una medida que podrá tener fundamentos técnicos pero que no encaja nada bien ni en el momento ni en la situación económica. Peor, cuyo ejecutor tiene la legitimidad destartalada.

Ya lo están viendo ustedes las redes sociales arden en cifras, montos, porcentajes, incrementos, propuestas de recortes. La raza sale a la calle y apunta cosas en cartulinas. La consigna es una: hay otras formas de gastar los recursos públicos. El objeto principal de reclamo, pero no el único, son las condiciones de privilegio desaforado con las que se trata a sí misma la alta burocracia. Y ni se diga la corrupción.

Pero –les decía- parece que en la clase política se pusieron gasolinos.

Si la firma del acuerdo ya era un acto surreal por estar fuera de tiempo, el anuncio de lo que se puede hacer para tener un gobierno más austero fue un acto de comedia. El Gobierno Federal anunció un recorte del 10% en sueldos, un tijeretazo a la punta de la pirámide. Pero esta medida deja de lado que la irritación social es porque el sector público se convirtió en el emblema de la extrema desigualdad. Que la ira es contra el saqueo legalizado.

Pero la cosa se pone aún más bizarra. Unos sienten que la gasolina ya quemó a su favor las urnas de las elecciones del 2018. Los que aprobaron los impuestos a la gasolina ahora piden que se cancelen. Otros dicen que el destino de lo que el gobierno recaude es necesario para financiar los gobiernos estatales, pero algunos gobernadores y alcaldes anunciaron ya la cancelación de impuestos. Total que para el financiamiento al gasto público unos jalan y otros descobijan.

Y todo bajo el influjo de la gasolina.

Tomado de AristeguiNoticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

Durazo, Sonora y el 2021

Durazo, Sonora y el 2021

Por Jesús Antonio Dyke García A unos días de haber terminado la “precampaña”, sin duda quien mejor trabajo realizó fue Alfonso Durazo. Según el periódico nacional El Heraldo, se muestra al abanderado por Morena con un 43.7% de las preferencias contra un 34.5% de la alianza opositora. Durazo, quien será el abanderado de...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

Más Columna Contraportada

México y los heraldos negros

México y los heraldos negros

Por Mauro Gonzalez-Luna CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Se ventila en los medios una morenista iniciativa de ley para controlar las redes sociales y acallar la palabra airada. En el Senado, además, está el dictamen de la Nueva Ley General de Población, vulneradora de valores seculares. Semejan tales leyes: heraldos negros que se suman...

LAS RATAS ABANDONAN EL BARCO

Por: Manuel Fernando López “Las ratas abandonan el barco…” Si algo bueno ---lo único-- ha tenido Morena en el país fue desnudar a los seres humanos en forma descarnada; en especial a los políticos quienes so pretexto de que sus respectivos partidos no tomaron en cuenta sus “enormes” atributos para ser...

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

“La trinchera infinita”

Topos se llamó a aquellos perseguidos por el franquismo que tuvieron que vivir ocultos en sus casas, protegidos por sus familias, temerosos de ser delatados por vecinos o parientes. Por Javier Betancourt CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Desde la muerte del dictador Francisco Franco (1975), ficciones y documentales se dieron a la...

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.