Si estoy soñando, no me despierten

Por Jorge Zepeda Patterson

No sé ustedes, pero tras el triunfo de Donald Trump pasé varias semanas con la sensación de que en cualquier momento despertaría y descubriría que todo no había sido sino una pesadilla. Me resultaba increíble que un bufón ignorante y buleador hubiese ganado las elecciones de Estados Unidos. Que Donald Trump llegara a la Casa Blanca parecía un mal chiste, una trama de película de presupuesto B.

Algo parecido me está sucediendo con el triunfo de López Obrador y la derrota apabullante del PRI, solo que en sentido inverso. A ratos he abrigado el temor de despertar y enterarme de que eso solo sucedió en mis sueños; que encenderé la televisión y veré a Emilio Gamboa levantar la mano de un exultante José Antonio Meade, mientras ambos agradecen a los ciudadanos su fidelidad al PRI y su espaldarazo al gobierno de Peña Nieto.

Y es que por momentos se antojan irreales los resultados que hemos estado escuchando en los últimos días: una especie de carro completo para Morena y una barrida al PRI en toda la línea. Como decían los clásicos, un partido de futbol de seis puntos: ganó el querido y perdió el odiado en el mismo match. Y si además se confirma que pierden su registro varios de los partidos paleros dedicados a la extorsión política pediré que, si es un sueño, por favor no me despierten.

No soy incondicional de López Obrador, pero estoy convencido de que las otras opciones agotaron sus posibilidades de hacer algo significativo para paliar (ya no digamos resolver) la corrupción, la ausencia de Estado de Derecho, la inseguridad, la desigualdad y la pobreza. PRI y PAN gobernaron durante los últimos 18 años y más allá de que lo hayan intentado o no, fueron incapaces de resolver estos problemas. Peor aún, da la impresión de que el país se les ha estado disolviendo en las manos, sobre todo en regiones en las que el crimen organizado o la corrupción han tomado el control. No, todavía no estamos ante una situación de Estado fallido, pero cómo se le parece en algunas zonas en las que las comunidades se toman justicia por propia mano o el narco impone autoridades locales y la extorsión se generaliza hasta convertirse en una suerte de carga fiscal. Mi impresión es que tanto Meade como Ricardo Anaya eran proyectos que quedarían atrapados en la misma trampa que sus antecesores: pertenecen a una élite y a una red de intereses que terminan maniatando cualquier posibilidad de un cambio real.

En ese sentido, el arribo de López Obrador al poder no asegura nada, pero al menos representa una sacudida al sistema. Si fuera una partida de póker diría que equivale a una ronda en la que todos los jugadores cambian cuatro de las cinco cartas. Es probable que obtengamos un mejor juego del que teníamos; si no por otra cosa porque el anterior era deplorable.

Por lo pronto, los últimos días han estado plagados de buenas señales. López Obrador ha conjurado los riesgos de una reacción desestabilizadora de parte de los actores políticos gracias a una estrategia conciliadora. Empresarios de todos los niveles, la presidencia, los rivales, los militares, los medios de comunicación o el clero han recibido un guiño de parte del virtual presidente electo y estos han respondido con cordialidad, algunos incluso con entusiasmo.

Lo más importante es lo que está pasando entre la gente. La sorpresa frente al contundente triunfo se ha transformado en una corriente de expectativas preñadas de optimismo que comienza a extenderse a distintos sectores sociales. Súbitamente cobramos conciencia de que se trata de una partida completamente nueva, en la que las tres fuerzas políticas que dominaron las últimas décadas (PRI, PAN y PRD) han pasado a segundo plano. Algo bueno está pasando aunque bien a bien todavía no sabemos qué ni cuánto. Por lo pronto se vale soñar, ya habrá tiempo para despertar.

@jorgezepedap

www.jorgezepeda.net

Por Jorge Zepeda Patterson

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Por Jesús Antonio Dyke García* LOCAL Digamos no al desarrollo inmobiliario sin planeación en Bahía de Kino. Digamos no a los procesos de acumulación por desposesión en Bahía de Kino. Digamos no a los actuales proyectos que priorizan la ganancia sobre el desarrollo social de Bahía de Kino....

Más Columna Contraportada

LAS RATAS ABANDONAN EL BARCO

Por: Manuel Fernando López “Las ratas abandonan el barco…” Si algo bueno ---lo único-- ha tenido Morena en el país fue desnudar a los seres humanos en forma descarnada; en especial a los políticos quienes so pretexto de que sus respectivos partidos no tomaron en cuenta sus “enormes” atributos para ser...

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

Twitter y Facebook bloquean a Trump

Twitter y Facebook bloquean a Trump

Washington, 6 ene (EFE/AP/SinEmbargo).- El Presidente estadounidense, Donald Trump, justificó este miércoles en un tuit el asalto al Capitolio por parte de sus simpatizantes, al alegar que respondía a un presunto fraude que le robó la victoria en las elecciones, algo de lo que no hay ninguna prueba. Twitter tomó una medida sin precedentes...

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.