Burocracia, la rebelión que viene

POR 

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La política laboral del gobierno peñanietista precarizó las condiciones del trabajo en el país. El desmantelamiento de derechos fue parte de una continuidad histórica iniciada en el sexenio de Felipe Calderón y no sólo porque en su ocaso se haya aprobado la Reforma Laboral, también porque desde 2006, el retorcimiento de la ley fue constante para imponer los criterios de la opulencia.

El deterioro de las condiciones del trabajo, aun sin reformas de fondo –excepto por las relativas al sistema pensionario y la burocracia magisterial— se patentó también en el ámbito burocrático, contemplado en el Apartado B del artículo 123 constitucional que distingue entre trabajadores de base y de confianza con derechos laborales fundamentales garantizados, a través de una tercera categoría: la del trabajo eventual.

Lo de eventual es eufemismo. Hasta ahora no existen datos confiables sobre la cantidad de trabajadores que, siendo permanentes, deben renovar su contrato cada tres meses, aunque los testimonios son abundantes, inclusive, en los despachos de los secretarios de estado.

El asunto está en buena medida silenciado. La necesidad del empleo, obliga a soportar en silencio, por ejemplo, el retraso constante de la nómina hasta por varios meses, las horas extras y los días de descanso impagos, la falta de seguridad social, e inclusive, de servicio médico.

A esa situación debe añadirse el abuso y la prepotencia de una clase gobernante proclive a ejercer el servicio público con colaboradores como servidumbre personal: choferes que hacen encargos domésticos, secretarias que se encargan de proyectos políticos o psuedointelectuales alternos, profesionistas ocupados en tareas a capricho del superior jerárquico. Acierto del presidente electo, es la prohibición de lo anterior, en sus “Lineamientos para el combate a la corrupción y la aplicación de una política de austeridad republicana”.

Sin embargo, el pasado 9 de octubre, una protesta de trabajadores de la secretaría de Cultura arribó a la llamada “casa de transición”, la oficina donde Andrés Manuel López Obrador despacha como presidente electo. La movilización era principalmente por el retraso en pagos, una manta pedía regularización de empleos y, si bien su atención corresponde al gobierno en funciones, el motivo de que se plantaran ahí, es por lo que se les viene encima.

Abona a la inquietud y malestar burocrático, la propuesta de cambiar la sede de la mayoría de las dependencias y entidades públicas a los estados. En este caso, el pasado 25 de septiembre, López Obrador anunció en Tlaxcala que la primera dependencia en cambiarse, precisamente a esa ciudad, sería la secretaría de Cultura, lo que ya había consensuado con el gobernador Marco Antonio Mena.

Pero nadie de su equipo, ni siquiera la futura secretaria del ramo, Alejandra Fraustro, había –ya no digamos consensuado– hablado con los siete mil trabajadores cuya incertidumbre laboral se agrava ante dicho anuncio y presagia la inconformidad generalizada entre los trabajadores al servicio del estado.

El plan descentralizador, en cuanto a infraestructura y personal, no parece tan buena idea, o al menos, más allá de la espectacularidad declarativa, no ha sido suficientemente explicado en un momento de vulnerabilidad laboral, donde subyace la justa indignación por las condiciones precarias pre existentes, que pronto, sumará adeptos del resto de la burocracia federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Bours, “¡Arre Sonora!”, de fiesta… “El Borrego”, seriedad errática… Durazo, la denuncia guardada…

La desconfianza ya invade a los partidos políticos. Los tres precandidatos a gobernador se encaminan a un interesante empate técnico. El “¡Arre Sonora!” de Ricardo Bours Castelo invade las redes con innegable profesionalismo y ambiente grande… además, construye un discurso regionalista sumamente atractivo. Ricardo pone a bailar a...

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Por Jesús Antonio Dyke García* LOCAL Digamos no al desarrollo inmobiliario sin planeación en Bahía de Kino. Digamos no a los procesos de acumulación por desposesión en Bahía de Kino. Digamos no a los actuales proyectos que priorizan la ganancia sobre el desarrollo social de Bahía de Kino....

Más Columna Contraportada

LAS RATAS ABANDONAN EL BARCO

Por: Manuel Fernando López “Las ratas abandonan el barco…” Si algo bueno ---lo único-- ha tenido Morena en el país fue desnudar a los seres humanos en forma descarnada; en especial a los políticos quienes so pretexto de que sus respectivos partidos no tomaron en cuenta sus “enormes” atributos para ser...

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.