Víctimas colaterales

Soy de los que insiste en que los hechos criminales que a diario se multiplican en Guaymas y Empalme, por lo regular, involucran a personas que de alguna y otra forma están íntimamente ligados al tema de las drogas, tanto en consumo como en distribución. En ese aspecto, creo que ambas comunidades, en estos momentos, están pasando por una crisis muy convulsiva en ese aspecto.

Algunas personas refieren el tema de las víctimas colaterales en relación a hechos sangrientos, pero –salvo casos muy excepcionales– tenemos que aceptar que algunas de esas que lamentablemente pueden ubicarse como tales, son personas que de alguna u otra forma estuvieron relacionadas con gente de mal vivir. Sé que es cruel verlo de esa forma, pero hay una realidad que no se puede negar.

Donde sí veo una enorme cantidad de auténticas víctimas colaterales es en la ciudadanía común. Le explico por qué: al margen de la impactante cantidad de asesinatos brutales que a diario se cometen en Guaymas entre personas que tienen una actividad delictiva común, está la también muy impresionante y creciente suma de asaltos en negocios y la vía pública, robos de y en vehículo así como en casas habitación, un tema que deriva directamente de la falta de un buen programa de prevención del delito.

A casi tres meses que se diera como plazo para ofrecer resultados tras el nombramiento de los comandantes de formación militar para Guaymas y Empalme, las cosas no están –como pudiera ser en el mejor de los casos– igual que antes… están mucho peor.

Andrés Humberto Cano Ahuir y Julio Alberto Hernández Cruz no están ofreciendo muchas esperanzas de proteger, como es su obligación, la integridad física y material de los habitantes de los dos municipios. La comisión de delitos como los ya mencionados se están multiplicando y no se ve, hasta ahora, un resultado claro sobre programas de prevención.

Claramente, la mayoría de quienes incurren en ese tipo de delitos, son personas adictas a las drogas. Y es ahí donde se da el caso de las víctimas colaterales, esas que son atacadas por delincuentes comunes a quienes, por lo regular, ni siquiera se les toca con el pétalo de una rosa.

¿También a ellos se les va “a pedir la bola” por lo patético de sus resultados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Por Jesús Antonio Dyke García* LOCAL Digamos no al desarrollo inmobiliario sin planeación en Bahía de Kino. Digamos no a los procesos de acumulación por desposesión en Bahía de Kino. Digamos no a los actuales proyectos que priorizan la ganancia sobre el desarrollo social de Bahía de Kino....

Más Columna Contraportada

LAS RATAS ABANDONAN EL BARCO

Por: Manuel Fernando López “Las ratas abandonan el barco…” Si algo bueno ---lo único-- ha tenido Morena en el país fue desnudar a los seres humanos en forma descarnada; en especial a los políticos quienes so pretexto de que sus respectivos partidos no tomaron en cuenta sus “enormes” atributos para ser...

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.