El terror de ser testigo

“¡No… nooo… a mí nooo!”, gritó en el paroxismo del terror el trabajador del volante cuando la puerta del taxi fue abierta. Estaba conmocionado, en fuerte shock luego de que el pasajero que venía en el asiento trasero acababa de ser ejecutado. Sus nervios no le permitían abrir la puerta o tomar el micrófono de su radio para pedir ayuda. Su hijo lo abrazó fuertemente entonces y le dijo “¡soy yo, soy tu hijo!”, y le ayudó a salir de la unidad. Él pensó que los sicarios habían regresado a matarlo también a él.

La delincuencia cobró anoche una nueva víctima. El hombre había solicitado el servicio de taxi, y cuando el auto llegó, lo abordó y subió al asiento trasero. El área estaba oscura. A media calle, el taxista empezó a escuchar los ensordecedores disparos de un arma de fuego que vomitaba balas e impactaban al hombre que acababa de subir al vehículo. El o los sicarios estaban parados al lado izquierdo de la unidad asesinando al pasajero. La impresión fue terrible.

Tras la horrenda pesadilla, el taxista entró en un bloqueo mental que no le permitía hallar la manivela del carro para salirse, y el micrófono del radio escapaba de sus manos. Finalmente, pudo activarlo y pidió ayuda. Quienes lo escucharon aseguran que no le entendían lo que le pasaba. Finalmente, pudo balbucear el lugar donde estaba. Uno de sus hijos estaba cerca y velozmente corrió a auxiliarlo. Cuando llegó todavía estaba en su carro, pegadas sus manos al volante, con el cadáver del hombre en la parte de atrás, con medio cuerpo fuera.

El chamaco lo sacó del carro y lo abrazó fuertemente. Estallaron en llanto juntos. Un rato más empezaron a llegar las unidades policiacas. Los paramédicos lo examinaron. Estaba en medio de una terrible crisis nerviosa. El nivel de azúcar en su sangre llegaba a 400, según comentó el médico que lo atendió. Había pasado uno de los momentos más terribles de su vida. El más monstruoso y aterrador.

Todavía a estas alturas, cuando trata de reposar ya en su casa, no sabe ni entiende qué pasó. No sabe en qué momento llegó o llegaron los sicarios a un lado de su carro. Nunca los vio. Nunca supo si era uno o varios. El área donde recogió al hoy occiso no cuenta con alumbrado público. Eso agregó una dosis de terror que sufrió en medio del inesperado hecho del que salió ileso gracias a la ayuda divina.

Me llamó cuando su hijo aún lo abrazaba. Tampoco le entendía lo que me decía. “Mataron a uno”, se le alcanzaba a entender. Su hijo le quitó el teléfono y me explicó lo que acababa de ocurrir.

Cuando hablamos de víctimas colaterales en relación a los crímenes que se cometen en las calles, regularmente nos referimos a personas lesionadas o muertas sin relación con los ejecutados. Pero en casos como estos, este trabajador del volante también es víctima resultante del hecho violento. El grado de tensión que sufrió ante semejante acontecimiento, quedará marcado por el resto de su vida.

Así seguimos en Guaymas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Bours, “¡Arre Sonora!”, de fiesta… “El Borrego”, seriedad errática… Durazo, la denuncia guardada…

La desconfianza ya invade a los partidos políticos. Los tres precandidatos a gobernador se encaminan a un interesante empate técnico. El “¡Arre Sonora!” de Ricardo Bours Castelo invade las redes con innegable profesionalismo y ambiente grande… además, construye un discurso regionalista sumamente atractivo. Ricardo pone a bailar a...

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Por Jesús Antonio Dyke García* LOCAL Digamos no al desarrollo inmobiliario sin planeación en Bahía de Kino. Digamos no a los procesos de acumulación por desposesión en Bahía de Kino. Digamos no a los actuales proyectos que priorizan la ganancia sobre el desarrollo social de Bahía de Kino....

Más Columna Contraportada

LAS RATAS ABANDONAN EL BARCO

Por: Manuel Fernando López “Las ratas abandonan el barco…” Si algo bueno ---lo único-- ha tenido Morena en el país fue desnudar a los seres humanos en forma descarnada; en especial a los políticos quienes so pretexto de que sus respectivos partidos no tomaron en cuenta sus “enormes” atributos para ser...

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.