El laberinto de la soledad

REDACCIÓN / EL EXPEDIENTE

Hermosillo, Sonora.-

El Portal eleXpediente te hace la invitación durante esta cuarentena te informes de las medidas que se deben tomar para mantener nuestra salud.

Además, te hacemos la invitación a leas y convivas con tus seres queridos.

Por ello te recomendamos un libro clásico de la literatura mexicana titulado “EL LABERINTO DE LA SOLEDAD” del autor OCTAVIO PAZ.

 

Les dejamos la siguiente reseña del texto:

Dentro de los libros de escritores mexicanos que no deberíamos dejar de leer, no cabe duda que , de Octavio Paz, es uno de los más destacados. Nos llama la atención no sólo por el hecho de tratarse de un ensayo (comparado con los demás, que son novelas), sino también porque su autor, Premio nobel de literatura 1990, era, fundamentalmente, un poeta consumado. Pero, por sobre todo, porque representa el esfuerzo de un intelectual y artista por descubrir la esencia de su nacionalidad, como explicamos a continuación.

El planteamiento de El laberinto de la soledad, de Octavio Paz

Escrito en 1950, luego de que Paz hubiese vivido intermitentemente durante varios años en diferentes lugares del extranjero (Europa y Estados Unidos), refleja -como todo ensayo- la opinión del autor sobre un tema determinado, en este caso la identidad mexicana, expuesta de forma libre y sin pretensiones de convertirse en un trabajo científico.

El Laberinto de la Soledad consta de nueve capítulos o tesis, al que se sumaron tres más en una “post-data” escrita en 1969, y otra en 1975, que recoge la entrevista concedida por el autor al periodista Claude Fell.

Comienza con una declaración sobre el sentimiento de soledad del mexicano, reflejado en un intento por diferenciarse de los demás; aquí hace mención a “El pachuco”, este personaje característico de los años 30-50, que se esforzó por resaltar en un ambiente que le era extraño mediante su vestimenta.

Continúa desarrollando la afirmación de que el mexicano trata de esconderse de los demás, utilizando “máscaras” que no reflejan su verdadera identidad, para seguir con una reflexión sobre las fiestas, especialmente la de todos los muertos, en la que resalta una dura frase:

“Para el mexicano moderno, la muerte ha dejado de ser tránsito, ahora es su amor más permanente, su juguete favorito.”

En los capítulos siguientes, desarrolla la influencia de los acontecimientos históricos en la forja de la identidad nacional. Así, habla de “los hijos de la Malinche”, para afirmar que los mexicanos son “hijos de una violación”, para remarcar el carácter violento de la conquista y colonización española, lo que ha generado una relación de amor-odio del mexicano hacia sí mismo.

Habla de la diferencia entre la guerra de independencia de su país con respecto a las de Sudamérica, resaltando que la primera fue más una lucha contra las injusticias sociales de la época que contra un reino distante. También califica a la Revolución Mexicana de principios del siglo XX como una “revelación”, más que como una verdadera revolución.

También se refiere al papel de los intelectuales en la búsqueda de la identidad y de la evolución del país, remarcando el hecho de que pareciera que “exceptuando la revolución, hemos vivido nuestra historia como un episodio de la del mundo entero. Nuestras ideas, así mismo, nunca han sido nuestras del todo, sino herencia o conquista de las engendradas por Europa”.

Luego de una reflexión sobre las perspectivas económicas y sociales del país, en las que critica por igual al capitalismo como al marxismo, concluye con una reflexión sobre el laberinto, el mito antiguo que establece un camino casi intransitable al final del cual se encuentra la solución hacia la redención.

Las críticas a El laberinto de la soledad, de Octavio Paz

Frente a los elogios universales que este ensayo ha generado, también ha contado con fuertes críticas. La primera es, precisamente, que se le ha dado más importancia de la que realmente merece, que no se trata de un estudio científico o concienzudo. Sin embargo, se olvida que, tratándose de un ensayo, no buscaba tal rigor académico.

También se ha criticado que la visión de Paz está formulada desde “afuera”, por alguien que ha vivido en el exterior durante mucho tiempo, perdiendo contacto con la realidad del país. A ello se contra-argumenta con el hecho de que precisamente esto le permitió al autor dibujar una realidad más objetiva, menos influida por el aquí y el ahora.

Independientemente de que se compartan sus opiniones o no, y de si estas reflejan una posición ideológica similar o totalmente contraria al lector, es indudable que El laberinto de la soledad constituye un texto muy valioso, pues exhorta a los mexicanos a discutir sobre su idiosincrasia, como punto de partida para trazar el camino que conduzca a su país a un futuro cada vez mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más columnas de Roberto Dyke Rivera

Unos porque su maquinaria está muy vieja, y otros porque no tienen… y, Célida y don Javier, ¿Le partirá su ma…?

Marcelo Ebrard quien, de acuerdo con Porfirio Muñoz Ledo es el “adelantado” en la carrera presidencial, presumió su gestión diplomática para lograr que las autoridades gringas retiraran los cargos criminales al general Salvador Cienfuegos. “¡Marchelooo…!” gritó la Petra Santos, una de las admiradoras del canciller mexicano. Y lo...

Más columnas de Jesús Antonio Dyke

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Desde la semana pasada se encuentra circulando un video de la alcaldesa de Hermosillo abordando el tema del contrato con la empresa Técnicas Medioambientales de México, S.A. de C.V (Tecmed) – a quien se le encuentra concesionada la Planta Tratadora de Aguas Residuales en Hermosillo (PTAR). En este...

INDICADOR ECONÓMICO

INDICADOR ECONÓMICO

Por Jesús Antonio Dyke García* LOCAL Digamos no al desarrollo inmobiliario sin planeación en Bahía de Kino. Digamos no a los procesos de acumulación por desposesión en Bahía de Kino. Digamos no a los actuales proyectos que priorizan la ganancia sobre el desarrollo social de Bahía de Kino....

Más Columna Contraportada

Pandilla de todos colores

Por: Víctor Fonseca No entiendo al PRI ni al PAN. Tampoco al PRD y mucho menos al Movimiento Ciudadano. En el caso de los dos primeros, los dos partidos de derecha se consideran los de más sólidas estructuras, organización y principios, los que más han ¿ganado? elecciones, los que tienen los...

Te puede interesar

Bienvenido de nuevo!

Ingrese sus datos a continuación

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Recupera tu contraseña

Por favor ingrese su nombre de usuario o dirección de correo electrónico para restablecer su contraseña.