23 July, 2024
Gana el ‘cambio’: los conservadores cosechan una derrota histórica 
Mundo

Gana el ‘cambio’: los conservadores cosechan una derrota histórica 

Jul 5, 2024

Algunos políticos lo han definido como un “terremoto político”. Han sido los miembros del Partido Laborista, que ganará de forma aplastante las elecciones generales con una mayoría de 170 votos, según la encuesta a pie de urna de la BBCITV y Sky, y se ha confirmado después conforme avanzaba el recuento la madrugada de este viernes. Hacia las 4.00 de la madrugada hora local, el actual primer ministro conservador Rishi Sunak concedió la victoria. Poco después, el líder laborista Keir Starmer celebró la victoria que, a falta de terminar el recuento (hacia mediodía del viernes), le hará primer ministro con 410 parlamentarios laboristas, algo menos del triunfo de Tony Blair en 1997, pero que no por ello deja de ser épico.

Por su parte, el Partido Conservador, hasta ahora la máquina electoral más potente de la política británica, cosecha una derrota catastrófica. Caerán a 131 diputados, su cifra más baja en la historia de la posguerra. Está por ver si el propio Rishi Sunak conserva su escaño. Fin de una era tras 14 años en el poder y un legado marcado por un Brexit que no ha repuntado la economía ni ha recuperado el control de la fronteras

Se prevé que los demócratas liberales ocuparán el tercer lugar con 61 diputados. Repuntan así tras su caída al vacío tras el Gobierno de coalición con los tories de 2010 a 2015. Y el Partido Nacional Escocés, que había dominado la política en Edimburgo las dos ultimas décadas, verá caer su número de diputados a 10. Un segundo plebiscito de secesión, su gran demanda tras el Brexit, es ya imposible. “Esto es una masacre”, dijo la exlíder conservadora escocesa, Ruth Davidson, sobre las proyecciones de las encuestas a pie de urna.

Pero la noticia más impactante la protagoniza el populista Nigel Farage con su Reform UK. Pese a que el sistema electoral británico hace realmente difícil la entrada de nuevas formaciones a la Cámara de los Comunes, el partido de derecha radical obtendría 13 diputados. A su octavo intento, el enfant terrible de la política británica, el amigo de Donald Trump, consigue finalmente su escaño en Westminster. Sin asiento, ya en los últimos años había hecho bailar a los partidos mayoritarios bajo su batuta.

Fue su popularidad con el UKIP —su primer proyecto político— lo que llevó al Gobierno conservador de David Cameron a convocar el referéndum del Brexit. Por lo tanto, con su entrada ahora en la Cámara Baja, tomará aún más influencia. Su irrupción tendrá tremendas repercusiones en la dirección que tome ahora un Partido Conservador que se encuentra a la deriva, girando, casi con toda seguridad, a la derecha radical en las primarias que se prevén tras la más esperada dimisión de Sunak.

La encuesta a pie de urna, supervisada por el experto John Curtice y un equipo de estadísticos, se basa en datos de votantes en unos 130 colegios electorales en Inglaterra, Escocia y Gales. La encuesta no cubre Irlanda del Norte. En las últimas cinco elecciones generales, la precisión de las encuestas a pie de urna se sitúa con margen de error entre 1,5 y 7,5 escaños.

‘Más triste y menos unido’

El manifiesto electoral de Starmer era simple: “Cambio”. Sin más añadiduras. Porque esto es precisamente lo que definía esta cita con las urnas. Los laboristas eran conscientes que no entusiasmaban. Los británicos simplemente querían echar a un Partido Conservador que, tras cinco primeros ministros, mostraba claros signos de agotamiento.

El propio tory Danny Kruger, responsable del grupo de Nuevos Conservadores elegidos en el Muro Rojo los pasados comicios de 2019 —donde Boris Johnson consiguió arrebatar a los laboristas distritos del norte de Inglaterra que tenían desde la Segunda Guerra Mundial con su promesa de ejecutar el Brexit— lamentaba que dejen al país “más triste, menos unido y menos conservador”.

Las filas de Rishi Sunak ni siquiera se atrevían a mencionar el Brexit que tanto anhelaban. Primero, porque no se les atribuye ni su triunfo. Fue el populista Nigel Farage, que ahora contribuye a su declive con Reform UK, quien se posicionó como el gran protagonista. Segundo, porque tampoco hay mucho de lo que sacar pecho. (Noticias: El Confidencial)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *